La virtualidad como fenómeno perceptivo

La virtualidad como fenómeno perceptivo

fmf01El concepto de realidad virtual se compone por dos términos; real refiriéndose a todo aquello que tiene una existencia verdadera y autentica. Virtual, refiriéndose a lo que tiene existencia aparente, opuesto a lo real o físico. Su significado es una realidad no real, es decir una especie de espejismo o refracción del aquí y el ahora.

Dentro de estas refracciones de realidad, se encuentran los sueños y las alucinaciones. Estas producen una alteración de los estados perceptivos que construyen una realidad distinta para el sujeto. Es un sistema en el que muchas veces se pierde la posibilidad de un control consciente.

La realidad virtual es entonces un conjunto de información destinada a los sentidos, cuya función es sustituir la percepción espacio-temporal real del sujeto. Dentro de una realidad o entorno “virtual” el sujeto cree estar donde no está y concede el ser a lo que no es. Crea un espacio, pero no crea acciones; tan sólo su posibilidad, la experiencia fenomenológica va relacionada intrínsecamente a la memoria del sujeto.

Philippe Quéau lo define así: “Un mundo virtual es una base de datos gráficos interactivos, explorable y visualizable en tiempo real en forma de imágenes tridimensionales de síntesis capaces de provocar una sensación de inmersión en la imagen. En sus formas más complejas, el entorno virtual es un verdadero ‘espacio de síntesis’, en el que uno tiene la sensación de moverse ‘físicamente’. Esta sensación de ‘movimiento físico’ puede conseguirse de diferentes formas; la más frecuente consiste en la combinación de dos estímulos sensoriales, uno basado en una visión estereoscópica total y el otro en una sensación de correlación muscular, llamada ‘propioceptiva’, entre los movimientos reales del cuerpo y las modificaciones aparentes del espacio artificial en que está ‘inmerso’